A Eleuterio Fernández Huidobro, declaración

Las ciudadanas y ciudadanos abajo firmantes queremos expresar lo que sigue a propósito de recientes declaraciones del Sr. Ministro de Defensa Nacional así como de diversas versiones sobre la cuestión de la búsqueda de la verdad acerca de lo sucedido durante la dictadura cívico militar que violó sistemáticamente los derechos humanos y cometió delitos de lesa humanidad.

 

 

1. Que el Sr. Ministro de Defensa Nacional ha utilizado términos eticamente inaceptables para referirse a los reclamos de verdad sobre la situación de los desaparecidos y los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico militar desde el 27 de junio de 1973 y del mismo modo ha menospreciado la labor de organizaciones que, más allá de acuerdos o desacuerdos con sus estilos de trabajo,  trabajan incansablemente por la vigencia práctica de los derechos humanos en nuestro país y por tanto contribuyen a la conciencia alerta de nuestra opinión pública.

Los abajo firmantes repudiamos las declaraciones del Sr. Ministro de Defensa.

 

2. Que las nuevas generaciones de oficiales de nuestras Fuerzas Armadas no se merecen la transferencia por carácter transitivo de responsabilidades y pactos de impunidad que son de otros, de otras generaciones y de otros hombres de otra época.

 

3. La experiencia histórica mundial demuestra que no cesa la lucha por la verdad en el transcurso de la sucesión de las generaciones. 

Así sucede hoy con procesos de transición que se consideraron "cerrados" como el español de 1976-77 y el sudafricano.

Tanto la verdad como la justicia son valores que constituyen la noción de reparación entendida como creación de condiciones objetivas y morales para la no repetición y el nunca más. 

 

El consenso social, jurídico y político en torno a la no repetición y el "nunca más" es indispensable para el logro de una sociedad auténticamente reconciliada entre generaciones e instituciones.

Observamos con preocupación que la visión del Sr. Ministro de Defensa constituye parte de un retroceso más amplio en los temas de los derechos humanos impulsado por diversos actores nacionales sobre todo en relación a la cuestión de las investigaciones sobre desapariciones, la justicia y la no repetición.

 

4. El Sr. Ministro de Defensa Nacional suele contraponer la supuesta protección de las instituciones militares nacionales ante presuntos ataques políticos que, invocando los derechos humanos, en apariencia dañarían a los verdaderos intereses nacionales beneficiando las ambiciones de Poderes espurios o imperiales. 

 

Por el contrario. La verdad, la justicia y la no repetición constituyen condiciones de fortaleza y protección de nuestras instituciones militares comprometidas con el interés de la nación y la democracia. 

En la medida que garantizan la verdadera unidad democrática con el pueblo son barreras infranqueables para toda agresión contra el interés nacional.

 

Sin embargo el país sigue sin conocer cual es verdaderamente la sustancia de las ideas sobre doctrina de defensa nacional que promueve el Sr. Ministro
Para las y los abajo firmantes toda doctrina de la defensa nacional debe ser parte - desde la perspectiva de la democracia -  de una concepción del interés nacional que incluye al valor de los derechos humanos como un aspecto central de la vida en común y como un valor transversal de la misión de todas las instituciones nacionales.

En tal sentido exhortamos a las instituciones sociales o culturales democráticas y a las fuerzas políticas nacionales a la apertura de un debate responsable y en profundidad sobre doctrina de la defensa nacional y derechos humanos para construir bases de acuerdo mínimo y operativo que constituyan el corazón de una verdadera política de Estado en el país.

 

 

 

Facebook